Las palabras que callo se me acumulan en la cabeza y poco a poco me van asfixiando, preciso abrirles la puerta y no me basta con un papel. Exteriorizar significa exteriorizar, en el total sentido de la palabra y eso es lo que tengo intención de hacer. No importa que no guste, no importa si no hay comentarios, esto es solo una especie de charla con el psicoanalista, un ejercicio de descarga que hago público. Algunos se aburrirán, algunos sentirán compasión, o quizás vergûenza ajena, no lo sé, sea cual sea el caso... sientánse en total libertad de pasar de página. (Y sepan disculpar tanto ego)

jueves, octubre 06, 2011

Armo la maleta. Mi libreta, una bic; dos brazos, dos piernas... Cuatro labios, un par de ojos, una pizca de seso, un corazón loco. Me fuí.
Buscando silencio para aquietar la mente ante tanto barullo. Silencio para encontrarme, para rescatarme de la penumbra de la duda y definirme, equilibrar mi centro otra vez. Volver al origen, a la tinta y al papel para descubrir mis letras, las palabras justas, las mas honestas que reflejen mi ser, el ser interior, el ser poeta, el ser humana, sin disfraces ni adornos procaces.
Quiero soñar de nuevo sin agobio ni pesadumbre. Quiero entrenar la voluntad de hacer, de sentir, de querer. Sin fuerza no se puede volar, mis alas con hollín precisan de vientos nuevos que devuelvan sus colores y alivianen su peso. El horizonte se perfila negro todavía pero sé que un faro, no muy lejos espera por mí.

1 comentario:

Javier Herque dijo...

Espero, deseo, que encuentres ese camino de regreso que nunca se borró del todo y que esta en ti. Espero, deseo, que ese oscuro bagaje de tus alas encuentre pronto vientos de jardín con olor a esperanza.

Las paredes siempre saben escuchar.

Beso.